Llamanos: 41 222 9198 - 41 291 0480
Horario de Atención: Lunes a Jueves 8:15 a 17:30 hrs • Viernes 08:15 a 16:15 hrs

Publicaciones

Muchos de nuestros hábitos de vida cotidianos (uso del agua caliente, medios de transporte) así como la actividad industrial o la incineración de basuras tienen un impacto directo en los niveles de contaminación ambiental, ya que la presencia en la atmósfera de estas partículas puede llegar a ocasionar graves daños en la salud de los ciudadanos, así como suponer un riesgo medioambiental. Es por este motivo que las administraciones públicas están obligadas a emitir un informe diario y mensual sobre los niveles de calidad del aire, que se registran en los diferentes municipios del país.

 

La normativa vigente en materia de calidad del aire establece unas variables de la cantidad máxima de agentes contaminantes que deben existir en la atmósfera para considerar que la población esta respirando un aire bueno para la salud.

 

Esta es una normativa europea que se aprobó en el año 2011, cuyo título es el de Decisión 2011/850/UE, por la que se establecen las disposiciones para las directivas 2004/107/CE y 2008/50/CE del Parlamento Europeo y del Consejo en relación con el intercambio recíproco de información y la notificación sobre la calidad del aire ambiente. Con esta directiva los estados miembros se comprometen a facilitar información sobre el sistema de medición de partículas contaminantes en aglomeraciones.

 

Dependiendo de los resultados obtenidos, es necesario tomar una serie de medidas que permitan gestionar la calidad del aire, siempre con la finalidad de mejorarla o en caso de que sea óptima conservarla. Cuando se produzca una situación de peligro o se hayan sobrepasado los límites establecidos, se han de elaborar planes de actuación para la mejora de esa situación, cuya prioridad ha de ser el de reducir los niveles contaminantes por debajo de los límites legislados.

 

En España se ha aprobado el Plan AIRE: De protección de la atmósfera y calidad del aire, en el que participan además de los agentes ministeriales implicados, las comunidades autónomas y las entidades locales, además de los organismos científicos encargados de vigilar los niveles de polución diarios.

 

El índice de calidad del aire es un valor unidimensional, que se calcula a raíz de la información procedente de la legislación vigente, cuya principal información es facilitar la información relacionada con la contaminación del aire.

 

El valor del Índice de Calidad del Aire es un valor que está comprendido entre 0 y +150; ésto quiere decir que cuanto más alejado se encuentre el resultado del análisis de 0 peor será la calidad del aire analizado en ese instante. Para valorar los resultados existen 4 colores distintos que nos van a indicar qué tipo de aire se ha tenido en el día; así, los colores representativos y los límites que los marcan son:

 

·         Verde (0-50) Este indicador quiere decir que la calidad del aire es buena.

·         Amarillo (50-100) La calidad del aire es admisible.

·         Rojo (100-150) La calidad del aire en ese período de tiempo es mala.

·         Marrón (>150) La calidad del aire es muy mala.

 

En el caso de obtener un color rojo en los índices, significa que el límite de alguno de los elementos observados se ha superado, y es necesario aplicar un plan de actuación que mejore esa situación de riesgo para la población, ya que de no hacerlo se estaría infringiendo tanto la legislación nacional como la comunitaria, y esto acarrearía sanciones al estado infractor por parte de la Unión Europea.

 

En el caso de España, las administraciones encargadas de realizar la evaluación de la calidad del aire son las comunidades autónomas y las entidades locales, siempre que a estas últimas la legislación vigente les capacite para hacer la medición. Mientras que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, es el organismo encargado de facilitar dicha información a la Comisión Europea.

Ver más videos